Home Top Ad

La mayoría de los pacientes recurren a terapias alternativas en la necesidad de acelerar su recuperación, ya que los tratamientos tradi...

Biomagnetismo, una terapia alternativa con imanes


Terapia con imanes muy efectiva
La mayoría de los pacientes recurren a terapias alternativas en la necesidad de acelerar su recuperación, ya que los tratamientos tradicionales solo se enfocan en fármacos que alivian el dolor o atacan algo en específico, impidiendo que la enfermedad desaparezca o se atenúen sus síntomas, simplemente mantiene los síntomas bajo control mientras se esté medicado.
Ante esta necesidad, el biomagnetismo es una terapia alternativa efectiva que supera los efectos de una “pastilla de paracetamol” o cualquier otra, proveyendo al paciente de mayor seguridad, efectos adversos casi nulos, efectividad en la recuperación de lesiones o dolores, del mismo modo que representa poco impacto en el organismo.

¿Cómo funciona la terapia con imanes?

Todo nuestro cuerpo funciona con energías que pueden ser equilibradas con el poder magnético de los imanes. De forma natural puede mejorarnos el estado anímico, revitalizar el organismo y hasta puede aliviar dolores, de ahí proviene su gran utilidad.
Las ondas magnéticas utilizadas para estas terapias son de baja frecuencia, aunque son lo suficientemente fuerte para atravesar el cuerpo y así actuar, principalmente, en el sistema circulatorio. Científicamente esta acción hace referencia a la polarización celular.
Cada cambio que el cuerpo experimenta al estar expuesto a la magnetoterapia es positivo si la frecuencia es la indicada. Ocurren dos cambios inmediatos: la relajación o la sensación de vitalidad.
“Cuando se quiere atacar un dolor en alguna parte del cuerpo se aplican los imanes directamente sobre el área, esto se le conoce como el punto disipador del dolor a una baja frecuencia, mientras que a modo general se aplican imanes de alta densidad como terapia alternativa a otros tratamientos”
como se genera un campo magnetico
En fin… ¿Cómo actúa? Las cargas eléctricas que tiene un cuerpo humano producen campos magnéticos naturales, por lo que, al verse alterado, como consecuencia, su desorden causa enfermedades.
Cada célula que compone nuestro cuerpo tiene un potencial eléctrico. Esto es uno de los principios para considerar esta terapia del biomagnetismo de forma integral, lo cual abarca a todo el cuerpo a la vez, atendiendo a tres constantes que conforman la base del tratamiento:
1.- La temperatura corporal,
2.- La presión sanguínea o presión arterial y
3.- Las concentraciones de la sangre, linfa y líquido cefalorraquídeo.
Los pacientes que recurren a la fisioterapia, por ser uno de los tratamientos más utilizados, generalmente padecen de enfermedades musculares, degenerativas, falta de movilidad de algún miembro de su cuerpo, recuperaciones de fracturas, esguinces y lesiones en huesos que causan dolor intenso.
En esos casos, la terapia alternativa con imanes actúa disminuyendo el edema, la hinchazón, a la vez que ayuda a regenerar los tejidos y es así como se logra disminuir el dolor, siendo el biomagnetismo el mejor aliado de las fisioterapias.

Terapia con imanes permanentes

En las sesiones de magnetoterapia es común que se utilicen electroimán, aquellos que requieren estar conectados a un flujo eléctrico para mantenerse funcionando, diferenciándose de los permanentes, por así decirlo, por no depender de la electricidad para generar el campo magnético, sino que de forma natural se logra crear un campo magnético estático, disfrutando de sus beneficios mientras lo estemos utilizando.
prenda de vestir con imanes
Nunca está demás llevar consigo algún complemento o prenda de vestir magnética que siempre mantenga nuestro organismo en equilibrio, con imanes de muy baja frecuencia, pero sería de forma permanente. Ahora estas prendas están muy de moda, pudiendo encontrar novedosos diseños que ante la vista de otras personas pasarán desapercibidas.

La efectividad del biomagnetismo está comprobada

Como terapia alternativa por naturaleza, cabe acotar que sus efectos se potencian con otros métodos terapéuticos convencionales, ya sean fármacos, masajes, acupuntura, hidroterapia, fisioterapias, entre otras que puedan favorecer la recuperación del paciente. Se obtiene una visión holística del problema y se ataca en consecuencia desde diversos sistemas de tratamientos.
Nadie puede negar los efectos positivos que el biomagnetismo trae a cada paciente, solo ellos serán capaces de sentir mejoría, al igual que no todo se logra de forma veloz, en algunos casos crónicos, las terapias con imanes se recomiendan de forma continua.
Hasta los mismos profesionales de la medicina detractores de la ciencia del biomagnetismo aseguran que estas terapias magnéticas reordenan el spin positivo y negativo existentes en el cuerpo, es decir, equilibra las fuerzas internas positivas y negativas, colocándolas donde deben ir.
Lo anterior se ha estudiado a profundidad en una resonancia magnética, donde se puede demostrar dicho desorden interno cuando se padecen enfermedades.
Lo cierto es que la terapia con imanes favorece en todo sentido la correcta función del cuerpo, equilibra energías internas, regula la presión arterial, limpia las arterias previniendo la acumulación de depósitos de calcio, fortalece el sistema inmunitario y muchas otras ventajas, que, además, son acordes para personas de cualquier edad y enfermedad.

0 comentarios:

Web Analytics